Banco de Chile: Personas | Preferencial | Empresas | Pyme | Nuestro Banco

Nuestro Compromiso

Estás en: Nuestro Compromiso / Educacion Financiera

Consejos para un mejor manejo de tus finanzas

Para muchos, la gestión de las finanzas personales resulta una situación compleja. Si sumamos a esto imprevistos que pueden aparecer a lo largo del año, la situación se complica mucho más. Es por esto que te dejamos una serie de consejos que podrán ayudarte en el adecuado manejo de tus finanzas personales.

Consejos generales

Cómo hacer un presupuesto

Contar con un buen presupuesto de gastos mensuales es fundamental para ordenar las finanzas y empezar a identificar posibles ahorros. Un presupuesto debe contar con todos aquellos ítems en los que gastamos mensualmente (comida, educación, vivienda, transporte y salud, entre otros) y el porcentaje que debemos o queremos destinar a cada uno de ellos. Asimismo, es importante fijar un ítem "emergencias", que considere situaciones imprevistas que puedan requerir de una suma importante de dinero.

Cómo ahorrar

Destinar una fracción de nuestros ingresos mensuales a ahorro es fundamental para unas finanzas saludables. Lo aconsejable es dividirlos en tres partes:

  • Corto Plazo: podemos guardarlos en una cuenta de ahorro la que, si bien nos dará una menor rentabilidad, nos permite el acceso inmediato.
  • Mediano Plazo: si piensas en un horizonte mayor, los fondos mutuos o las acciones son opciones que conllevan un riesgo, pero si definimos que las utilizaremos en varios años más, son alternativas que deberías evaluar.
  • Largo Plazo: el Ahorro Previsional Voluntario es una buena alternativa, ya que aumenta la pensión y permite rebajar la base imponible sobre la que se calcula el pago de impuesto a la renta.

Pequeños ahorros cotidianos

Es recomendable llevar un registro diario de nuestros gastos por un período de al menos dos meses. Esto nos permitirá entender en qué categorías estamos destinando un porcentaje de nuestro ingreso mensual mayor al requerido y hacer pequeños ahorros cotidianos que nos permitirán generar una fuente importante de ahorro. Por ejemplo, en ocasiones olvidamos contabilizar los "gastos hormiga", aquellas pequeñas sumas de dinero que gastamos día a día y que consideramos irrelevantes dada su magnitud. Si sumamos estos gastos veremos que mensualmente pueden implicar un monto significativo. La única manera de saberlo es llevar un registro acucioso sobre todo lo que gastamos.

Cómo cuidar tu dinero

¿Estamos preparados para enfrentar un problema serio de salud, enfrentar un período largo de cesantía u otro inconveniente? Para lidiar con este tipo de situaciones es importante:

  • Contar con una fuente de ahorros.
  • Destinar parte de nuestros ingresos mensuales a seguros de cesantía, vivienda y/o educación.
  • Contar con seguros de vida con devolución, que permite a los beneficiarios contar con un monto en dinero en caso de fallecimiento accidental o natural del asegurado y, en caso de sobrevivencia, entrega un beneficio de devolución.
  • En cuanto a las tarjetas de crédito/débito, es recomendable contar con algún seguro antirrobo o anti fraude y no llevar las claves escritas dentro de la billetera.

Consejo para cada momento del año

Navidad

La Navidad es un periodo de estrés para nuestras finanzas. Antes de empezar a comprar regalos, es importante:

  • Hacer una lista que defina cuánto estamos dispuestos a gastar en este ítem
  • No salirnos del presupuesto bajo ninguna circunstancia.
  • El ideal es hacer las compras al contado. Si bien el pago en cuotas suena como una buena idea, no lo es tanto considerando que las vacaciones y los gastos de marzo están muy cerca y debemos ser capaces de llegar en buen pie a esas fechas.

Febrero

Febrero es uno de los meses más esperados y para muchos es sinónimo de playa y descanso. Para disfrutarlo con tranquilidad:

  • Se debe tener un presupuesto aproximado de los gastos en que se incurre.
  • Destinar un pequeño ahorro durante todo el año para este fin.

Marzo

Marzo es un mes especialmente difícil para todos porque conlleva una dosis importante de gastos: matrículas, uniformes y útiles escolares, permiso de circulación, entre otros. Si somos ordenados y cautelosos en nuestros gastos, podremos enfrentar este período con tranquilidad. Si es que el dinero simplemente no alcanza, utilizar la línea de crédito es una opción, siempre y cuando no posterguemos su pago por demasiado tiempo. Si estamos en problemas mayores, con un déficit que se arrastrará por meses, pedir un crédito es una mejor opción debido a que los intereses son menores.

Manejo del Crédito

Cómo manejar tu deuda

Los tipos de créditos existentes, difieren unos de otros según el objetivo que tengamos.

  • Créditos hipotecarios: al ser establecidos con un horizonte de largo plazo, requieren de una revisión periódica que permita asegurarnos que estamos ante las condiciones más favorables del mercado.
  • Créditos de consumo: se establecen en un horizonte menor, por lo que es importante asegurarse de que seremos capaces de cubrir la totalidad de la cuota cada mes.
  • Tarjetas de crédito: es importante pagar cada mes el monto total de la deuda. El pago mínimo sólo debe utilizarse en casos de dificultad. Si cuentas con más de una tarjeta de crédito, analiza cuál ofrece la tasa de interés más favorable y no te dejes llevar, necesariamente, por sus promociones u ofertas asociadas.
    Si la situación financiera se complica y pone en riesgo la cancelación de una cuota, evaluar la posibilidad de repactar la deuda.

Cómo usar eficientemente tu Tarjeta de Crédito

En algunos momentos de nuestra vida, la tarjeta de crédito es el único medio del que disponemos para satisfacer nuestras necesidades básicas.

Lo importante es que sepamos utilizarlas eficientemente, de modo de no caer en el sobre endeudamiento. Para ello, debemos pagar, en lo posible, el total de la cuota pactada y sólo en algunos casos pagar el mínimo indicado en el estado de cuenta.
La ventaja de la tarjeta de crédito es que permite, si somos rigurosos en nuestros pagos, pagar en ocasiones con tres cuotas a precio contado, una alternativa que permite utilizar el cupo de la tarjeta, para hacer rendir más nuestro dinero, sin estar expuesto a los intereses.

Qué tenemos que tener en cuenta al contratar tu Crédito

Antes de contratar un producto o servicio bancario cotiza y compara las distintas opciones. Debes solicitar un monto acorde a tus necesidades inmediatas (y no más) y asegurarte que cuentas con toda la información necesaria. Deberás prestar especial atención a las tasas de interés informadas diariamente en las distintas sucursales bancarias cuando solicites un crédito.
Haz todas las preguntas necesarias a tu ejecutivo y no asumas compromisos sin antes leer y entender lo que estás firmando.

¿Qué es Aceleración o Aceleramiento de Cuotas?

Es pagar por adelantado (o pre-pagar) a valor presente, el total de las cuotas restantes de las transacciones de compras y/o avances pactados bajo esta modalidad.

¿El Aceleramiento de Cuotas es automático al pagar el total del monto en cuotas a mi tarjeta de crédito?

No. Para realizar esta operación, debe comunicarse con nuestra Banca Telefónica al (600) 637 37 37 y solicitar una "Aceleración de Cuotas" o un prepago. De lo contrario, éstas continuarán siendo facturadas mensualmente.

¿Tiene algún costo asociado?

  1. Si usted realiza el mismo día un abono a su TC por el monto total de las cuotas que desea acelerar, y solicita el Aceleramiento de Cuotas, se rebajan los intereses de las cuotas no facturadas. Por lo tanto, no hay costo asociado.
  2. Si Usted solicita realizar un Aceleramiento de Cuotas sin antes haber abonado el monto total de las cuotas a su tarjeta de crédito, este monto a pagar se acelera y se refleja como un solo cargo en su próximo estado de cuenta con la glosa “00.PREPAGO”.

No olvide preguntar por posible cobro de comisión y/o intereses relacionados con esta operación.